¿Cómo tener tranquilidad en el trabajo en casa?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Hace algunos años pensar en trabajar desde casa parecía imposible, pero desde comienzos del 2020 y a raíz de la situación de salud mundial debido al Covid-19, hoy en día trabajar desde la comodidad de tu hogar es una realidad.

Sin embargo, no todos estaban preparados para asumir este gran cambio de ambientes. Pasar de levantarte con 2 horas de anticipación para preparar la comida y dirigirte al trabajo, a levantarte 5 minutos antes de que inicie tu jornada laboral y desayunar en pijama mientras trabajas, ha sido uno de los grandes retos que no estábamos listos para enfrentar.

Tal vez ya hayas notado que, existen muchos factores dentro de tu hogar que pueden limitar tu productividad laboral y generarte altas cargas de estrés por no estar obteniendo los resultados que deseas. El hecho de estar aislado en tu casa, de trabajar en tu cama mientras ves series en Netflix y no tener con quien compartir tus logros del día además de tu perro o gato, tu pareja o tus hijos, puede que sea una de las principales causas de tu baja productividad.

Y ya que, a partir de ahora, el teletrabajo va a ser una práctica cada vez más común, a continuación, te traemos unas recomendaciones fáciles y prácticas que puedes implementar en tu día a día para aumentar tu rendimiento y estar más tranquilo trabajando desde la comodidad de tu casa.

Lo primero que debes hacer es establecer una rutina matutina. Aunque trabajar en pijama todo el día suene tentador, lo más recomendable es mantener tu rutina diaria, tan similar a cuando ibas a la oficina, como te sea posible. Levántate a una hora prudente, organizarte, toma una ducha, desayuna e iniciar tus labores. Para minimizar los efectos negativos del aislamiento es importante que haya continuidad en tu vida, demuéstrale a tu cerebro que, a pesar de estar en casa, las cosas siguen funcionando con normalidad. Esto disminuirá la sensación de cambio y el estrés de la incertidumbre generado por la pandemia.

Segundo paso, establece tu horario de trabajo. Si bien es cierto que trabajando desde casa tienes más tiempo para practicar las recetas virales de TikTok, arreglar ese gabinete que está dañado desde hace meses o hacer aseo general a tu casa, debes tener un horario laboral que seguir como si estuvieras en la oficina. Establece tu jornada laboral, haz un recuento de los pendientes que tienes para el día, tómate un descanso durante la jornada y no trabajes en exceso. A pesar de que estés en casa, necesitas descansar. En tus pausas activas, haz estiramientos, medita o sal a caminar. Tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán.

Por otra parte, planificar tu día será fundamental para tener éxito en el teletrabajo. Establece cuáles son tus horas más productivas y trabaja conforme a ese horario. Si tu jornada laboral inicia a las 8:00 am, organiza tu día para cumplir con tus deberes. Haz un checklist de todas las cosas que debes hacer, deja tu almuerzo y comida listos con anticipación, descansa entre cinco y diez minutos cada dos horas, toma tu almuerzo a la misma hora todos los días y procura mantener tú mismo ritmo de trabajo que en la oficina. No caigas en los excesos, a pesar de estar en casa, no debes extralimitarte trabajando horas extra todos los días. Mantén tu rutina tan parecida a un día laboral en la oficina.

Asimismo, otro aspecto fundamental que debes poner en práctica es vestirte adecuadamente para trabajar. Aunque tu pijama o tus pantalones de gimnasio se vean muy cómodos, no son la elección más apropiada para el trabajo. Y probablemente estarás pensando ¿quién se dará cuenta? La respuesta más clara es TÚ, tú vas a darte cuenta y tu cerebro asumirá que, si estás utilizando tu ropa para descansar, no es momento de trabajar. Por lo cual, psicológicamente hablando, tu rendimiento y productividad pueden verse afectados directamente si no te vistes adecuadamente para el trabajo. Así que desempolva tu atuendo y vístete para impresionar. Recuerda no llevar las cosas al extremo, si acostumbras a usar traje o tacones en la oficina, claramente no es necesario hacerlo en casa, pero vístete adecuadamente, arréglate el cabello como lo harías para la oficina y utiliza ropa formal pero cómoda para tus reuniones online. Tip adicional, vístete por completo, evita convertirte en un meme o vídeo viral saliendo vestido para la ocasión únicamente de la cintura para arriba, tu futuro yo estará en deuda contigo.

Otro aspecto importante para trabajar desde casa es designar tu espacio de trabajo. En algún lugar de tu casa está el sitio perfecto para tu oficina. Calma, no es necesario que compres muebles ni redecores, únicamente ubica un lugar donde puedas sentarte cómodamente a trabajar. Aunque tu cama se vea cómoda y calientita, lo más importante es que, al momento de trabajar, estés lejos de distracciones cómo el televisor y tus cobijas calientes. Para crear tu oficina, necesitarás un lugar fuera de tu habitación, donde tengas buena conexión a internet, una mesa y una silla donde puedas conservar una postura cómoda durante varias horas de trabajo, buena iluminación, espacio para tus libros o taza de café y adicionalmente, puedes incluir elementos que te hagan sentir bien como una planta o una vela aromática.

Ahora sí, estás listo para trabajar desde casa y ser tan productivo, o incluso más, a como lo eras en la oficina. Recuerda que estar en casa implica un poco más de compromiso contigo mismo. Aliméntate bien, haz pausas activas y haz ejercicio, disfruta tu tiempo libre y mantente conectado con el mundo exterior. Charla con tu familia y amigos, evita consumir en exceso cierto tipo de contenido en redes sociales, no permitas que la pandemia sea lo único tema en tu mente. Practica yoga, ejercicios de respiración consciente o simplemente haz estiramientos, tu cuerpo lo agradecerá.

Deja un comentario