Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

En nuestro artículo anterior hablamos sobre las hormonas del éxito, hoy les contaremos sobre las hormonas de la felicidad. Desde la programación neurolingüística no es importante el contenido, sino la manera en la que se crean los programas que tenemos guardados en nuestra mente y que venimos construyendo desde que somos pequeños. Estos programas los repetimos tantas veces que ya corren solos y ni siquiera nos damos cuenta porque lo hacen de manera automática. Pero, ¿Cómo se crean estos programas? Cada pensamiento que tenemos se enlaza con una emoción y esta a su vez se une a una sustancia química natural que nos genera un comportamiento.

Actualmente, existen muchos estudios relacionados con la felicidad, la cual según Aristóteles es la búsqueda permanente del ser humano y los endocrinólogos y neurocientíficos se han dedicado a estudiar el tema desde lo más profundo. Su objetivo ha sido estudiar la felicidad como un proceso biológico, para encontrar qué desata dicho sentimiento desde el punto de vista físico. Es decir, a ellos no les importa saber si las personas son más felices gracias al amor o al dinero, sino lo que pasa en el organismo cuando la alegría se dispara y cómo “forzar” el sentimiento.

Existen cuatro químicos naturales en nuestros cuerpos que suelen ser definidos como el “cuarteto de la felicidad”, conformado por la endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina. Eso significa que si utilizamos este cuarteto podemos generar felicidad en nuestra vida, y así crear programas que correspondan a este estado a través de nuestros pensamientos, emociones y el químico natural adecuado que nos lleva a producir este estado. Su estimulación nos permite tener una mejor autoestima y más productividad en nuestras actividades diarias, pues las hormonas envían señales al cerebro que influyen en los niveles de energía y estados de ánimo.

¿Quieres saber cómo activarlas? ¡Tenemos la respuesta!

  1. Endorfina

Esta hormona está encargada de estimular las áreas del cerebro que producen placer. Asimismo, está relacionada con la inhibición del dolor, es decir, en circunstancias de riesgo, esta puede disminuir la sensación del dolor físico y emocional, por lo tanto, también ayuda a enfrentar situaciones emocionalmente difíciles para nosotros.

Para lograr estimular la producción de esta hormona, puedes realizar actividades como: reír, cumplir con tus objetivos, realizar rutinas de ejercicio, relajarte, escuchar música, leer por placer, meditar, frecuentar a la familia y a los amigos, reservar tiempo para practicar nuestros hobbies favoritos, abrazar y sentirnos abrazados por nuestros seres queridos, bailar, salir a dar un paseo, mantener contacto con la naturaleza. Los espacios naturales como los bosques, playas, o si no tenemos nada mejor cerca, también un parque grande de nuestra ciudad, están cargados de iones negativos que estimulan la producción de endorfinas, dormir bien y el tiempo suficiente, leer o ver películas que contengan un mensaje positivo y optimista, viajar o empezar a planear vuestras próximas vacaciones, meditar, practicar yoga, recibir un masaje o realizar alguna actividad que tranquilice tu mente, recordar momentos de felicidad y pensar en positivo. Recuerda que la felicidad se encuentra en los pequeños detalles. Al estar relajados y alejados del estrés (el mayor enemigo de la hormona de la felicidad), segregamos endorfinas con más facilidad.

El cacao es uno de los alimentos que contiene anandamida y feniletilamina, estas son sustancias que provocan la liberación de endorfinas de manera natural. Adicionalmente, puedes tomar/comer alimentos ricos en vitaminas del grupo B, como las legumbres o la levadura de cerveza.

Lo que te mencioné anteriormente también te mejorará la memoria y atención, así como la sensación de bienestar y felicidad. Cuando te enamoras o tienes vínculos emocionales, al percibir y dar caricias, besos y masajes, se reduce el nivel de cortisol (la hormona del estrés) y la presión arterial, mejorando la relación con la otra persona.

  1. Serotonina

Esta hormona nos genera sensaciones de bienestar, relajación, satisfacción, aumenta la concentración y la autoestima. Para producir la serotonina, es necesario contar con triptófano, un aminoácido fundamental en la nutrición. Se encuentra en alimentos como: huevos, pastas, arroz, lácteos, cereales, pollo, pavo y leguminosas, entre otros.

La meditación u organizar mejor tus tareas diarias, producen una disminución del estrés, el cual influye directamente en la producción de la serotonina, por eso, es importante que aproveches las horas de luz haciendo paseos por la mañana, que trabajes al lado de una ventana y que realices actividades al aire libre, estas te ayudan a mejorar los niveles de serotonina. Adicionalmente, puedes ayudarte activando tu cuerpo a través del deporte, este tiene un efecto antidepresivo, ha sido demostrado en innumerables ocasiones científicamente que dedicar 30-45 minutos de ejercicio hará que tengas mayores sensaciones de felicidad.

Otra actividad que puedes hacer para activar esta hormona es tomar café por la mañana, ya que la cafeína, dentro de niveles normales, ayuda al aumento de serotonina en el cerebro y, por tanto, a su activación. Es especialmente efectivo por la mañana.

¿Duermes poco? Eso es un problema si quieres activar tu hormona de serotonina, debes regular tus horas de sueño, en importante dormir entre 7 y 9 horas, estas son las que el cuerpo necesita para poder descansar. La falta de sueño o el exceso de este, tienen efectos negativos sobre el neurotransmisor y, además, pueden aumentar la tristeza o la irritabilidad.

La hormona del buen humor no solo influye sobre nuestra felicidad, sino sobre otras áreas de nuestro cuerpo. Apóyate con estos tips para que aumentes la segregación de esta hormona y consigas un estado óptimo de bienestar.

  1. Dopamina

Esta es conocida como la hormona de la recompensa, ya que nos da sentimientos de satisfacción, que nos motivan a llevar a cabo nuestras actividades de forma proactiva. La producción de esta hormona motiva a seguir teniendo conductas que nos traen satisfacción. Sin embargo, cuando no recibimos la recompensa esperada, la sensación percibida es de decepción.

Algunas de las maneras de estimular la producción de dopamina son: realizar ejercicio, escuchar música, meditar, cooperar con los demás, practicar la gratitud, disfruta de los pequeños placeres de la vida, manténer tus niveles de estrés a raya, márcate objetivos y consíguelos, duerme largo y tendido, practica yoga, establece rutinas y horarios, cultiva tu curiosidad, enamórate y deja que la vida te sorprenda. Además, puedes comer alimentos que incrementan tus niveles de dopamina como chocolate, sandía, almendras, plátanos, aguacates, carne, té verde, lácteos, arándanos, soja y derivados, 

  1. Oxitocina

Al ser liberada nos brinda sensación de seguridad en los vínculos emocionales ¿Qué hormona es?¡LA DEL AMOR! También estimula sensaciones como la empatía, sociabilidad y pertenencia hacia un grupo. Esta nos ayuda a aumentar la confianza y está asociada con la pérdida del miedo al fracaso.

Estimulamos esta hormona con el contacto físico, las palabras de aliento, la escucha a los demás, la meditación, la calma, el ejercicio e incluso llorar, ya que con estas acciones se liberan algunas emociones. Reír, pasar tiempo con nuestros seres queridos, tener relaciones sexuales, meditar, tocar a nuestra mascota, dar abrazos, llorar o ser generoso son algunos de los métodos naturales que nos ayudarán a producir más oxitocina. Los bajos niveles de oxitocina están relacionados con depresión.

Tómate el trabajo de activar estas 4 hormonas y vas a ver como tu vida cambia, verás como empieza a fluir de una manera diferente. En nuestro programa Licensed Practitioner certificado por la sociedad mundial de PNL por la linea de Richar Bandler le enseñamos a cada uno de nuestros alumnos cómo utilizar en su diario vivir las hormonas de la felicidad y también del éxito.

Deja un comentario