Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram

Cuando nos ponemos a pensar qué es lo que debemos hacer para obtener la felicidad plena en nuestra vida, podemos imaginarnos las categorías en las cuales creemos que nos pueden llenar un posible vacío o completar ese nosequé que sabemos que está ahí presente. ¿También te ha pasado?, puedes recordar la forma en que se crea un escenario en tu mente en el cual puedes llegar a personalizar o representar visualmente cada área de tu vida. Y empiezas a analizar cada una…el área laboral o profesional, familiar, emocional, sentimental, tu salud, tus relaciones interpersonales, incluso tu vida espiritual. 

Es común que busquemos la felicidad en otras personas, en un estrato socio-económico, un puesto de trabajo, un inmueble, o cualquiera que sea el sueño que cada persona tiene para sentirse realizada. Este es un motor que permite que cada uno despierte y se mantenga enfocado en un camino que lo llevará en algún momento a su meta.  Si te sientes identificado con esto, es algo bueno porque te has puesto un propósito. Sin embargo, es importante tener muy presente que la felicidad no la encontrarás solamente cuando llegues a cumplir ese sueño.

Es decir, aunque tu objetivo se convierte en tu propia motivación, no significa que la felicidad llegue a tu vida como por arte de magia cuando hayas alcanzado tu meta. Cuando amas lo que haces lo comienzas a desarrollar y te sientes feliz por ello, si no se convierte en una carga para ti y no harás lo que tienes que hacer con excelencia.

¿Entonces dónde debo buscar mi felicidad?​

Tenemos que aclarar que tampoco es sano que tu felicidad dependa de las personas que te rodean. Porque si esto sucede le estarás dando el poder, a otras personas, de manejar tus emociones y sentimientos como ellos quieran. Esto producirá todo lo contrario en ti, porque aunque te sientas feliz por un momento, realmente puede que no trascienda en tu vida, y se torna en ser simplemente un sentimiento momentáneo que incluso te llevará a sentirte incompleto. 

Y aunque suene a frase de cajón, ¡la felicidad está en ti! Solo tú sabes lo que nutre tu ser y con lo que te sientas bien. Debes comenzar a ser feliz desde adentro para que todo lo que hagas pueda transmitir y tener una esencia de la alegría para atraer las cosas buenas. 

Si tienes dudas acerca de la forma en que puedes transformar la manera de ver y experimentar tu propia felicidad, puedes tomar nuestro taller gratuito de Programación Neurolingüística, en el cual podrás aprender a manejar tu cuerpo, mente y espíritu utilizando herramientas de meditación, programación neurolingüística (PNL) y bienestar para crear el éxito que quieres en todos los aspectos de tu vida.

Puedes empezar por ser agradecido por tu vida​

Siéntete feliz tengas o no las condiciones que deseas, ama tu vida tal y como está hasta ahora, pues así ha sido destinada y consciente o inconscientemente te ha enseñado muchas cosas que han permitido que crezcas como persona. Cuando eres agradecido tan por lo bueno como por lo no tanto, permites que tu energía sea positiva y puedas estar dispuesto a aceptar las cosas buenas que vendrán a tu vida. 

Aprende también que tu felicidad no depende de las circunstancias​

Aunque no puedas controlar algunas cosas que llegan a tu vida y que son difíciles de afrontar, puedes cambiar la manera de atravesar estas situaciones si te enfocas en lo que te quieren enseñar o lo que te va a permitir desarrollar para desempeñarte en determinada área que no pensabas que fueras capaz. 

Sé feliz solo

Claramente necesitamos relacionarnos con las personas en nuestro entorno. Pero aprende también a pasar momentos solo y saber que puedes disfrutarlos como si estuvieras con tu grupo de amigos o de personas favoritas. Conocete a ti mismo más que nadie, descubre nuevos talentos, gustos e intereses, debilidades, temores, entre otros. Para que esto no solo quede en un pensamiento, necesitas llevarlo a la práctica, así que comienza, por ejemplo a ir solo al cine, a un parque a disfrutar, a tu restaurante favorito y verás que sin la compañía de alguien en específico serás más atento a las señales, a lo que está presente y que pensabas que era insignificante y al comportamiento de todo aquello que hay a tu alrededor.

Enfócate en tu pasión

¿Qué es eso que te gusta y que hipotéticamente podrías hacer el resto de tu vida así no te paguen?, cuando haces lo que amas puedes disfrutar cada parte del proceso que te lleva a tu meta. Estarás de acuerdo cuando decimos que no hay nada más complejo que lidiar con un ambiente laboral pesado. El hecho de ser feliz consigo mismo resulta esencial tanto si trabajas para una empresa como si eres líder, pues tendrás una influencia positiva o negativa en el entorno de todo aquel que te rodea. 

Te dejamos una recomendación de más tips que puedes implementar en tu día a día para enfocar la felicidad en tu vida con actos que muchas veces podemos pasar por alto.

Deja un comentario