Qué es el cerebro reptiliano

El cerebro reptiliano, adjetivo curioso, y considerado a veces ridículo por muchos científicos, se usa para referir a una de las partes del cerebro que ejercen ciertas funciones básicas de supervivencia y forma parte de un modelo desarrollado por el científico Paul Mac Lean, para explicar la organización del cerebro humano. Nuestro cráneo no aloja un cerebro sino tres, que operan interconectados, cada uno con su propia inteligencia, su propia subjetividad. El cerebro instintivo: reptiliano, es el más profundo y primitivo; al que se superpone un cerebro emocional e intermedio y, sobre ese, se deposita un cerebro racional y moderno.

Muchos científicos critican esta tajante división, ya que se ha encontrado actualmente que las funciones cerebrales no son lineales y tienen un grado de complejidad en el que la razón no se diferencia tan claramente de la emoción y de la supervivencia. Muchos terapeutas del corte de la nueva hipnosis diríamos incluso que la clave del éxito es interconectar de manera fluida, conveniente y automática las funciones creativas, racionales y el manejo emocional de nuestro cerebro. Sin embargo el tema del cerebro reptiliano, viene a cuento porque es muy importante que te des cuenta que junto con las funciones cerebrales se despliega una energía que puede ser básica, de supervivencia, de defensa y que es reactiva, conforme avanzas en tu capacidad de respuesta y tocas la energía del corazón, de las emociones de ese segundo cerebro, te permites sentir y avanzas a ese tercer cerebro que te permite razonar, te das cuenta que activar la energía de los tres cerebros, de forma equilibrada y armónica, nos asegura un bienestar integral.

Así la próxima ves que te enfrentes a una situación intensa pasa tus reacciones por las tres energías antes de reaccionar: ¿es una cuestión de vida o muerte (reptiliano), es algo de carácter emocional, (límbico e intermedio), es racional? ¿Que te dicen tus tres cerebros? Tómalos a todos en cuenta, intégralos y tendrás la respuesta adecuada. El otro día a propósito de esto una amiga me decía: A mi me gusta ponerle limón a toda mi comida, y mi marido me dijo: ¡cómo te gusta echar a perder tu comida con el limón!, yo sentí un coraje intenso (emoción) deseos de atacarlo y voltearle su plato de comida (reptiliano) pero finalmente procese todo y simplemente le dije: No te la estas comiendo tu (razón) Es un buen ejemplo de cómo internamente paso por los tres estadios, tomo conciencia y al final integro sus tres partes, su concientización de todo el proceso le ayudo a emitir una respuesta equilibrada. Practica, e integra tus tres cerebros en cada situación intensa que se te presente el día de hoy.

por Maria Elena Castro

maria elena castro psicologa

Inscríbete a nuestra próxima certificación internacional de programación en neurolingüistica donde profundizamos este tema y lo aplicas en tu vida real

practitioner pnl certificacion
About the Author

CreaFelicidad

La Comunidad donde renovamos nuestras creencias y comportamientos para vivir mejor la vida

Deja un comentario